Cómo sacarle el máximo provecho al oscilador estocástico