El apalancamiento: ¿aliado o enemigo del trader?