El drawdown: ¿un mal necesario?